Botar al contingut principal

Servei de Publicacions Universitat d'Alacant

Segueix-nos a:

  • Facebook
  • Twitter

Navegació principal

El agua en la Historia de España

Texto - solapa

El uso y la gestión del agua son de una enorme transcendencia en un país como el nuestro en el que continúan existiendo profundos desequilibrios hídricos. El agua es un activo social de carácter básico y la historia nos confirma la aspereza de los conflictos provocados por el control de este recurso en las sociedades en las que su escasez lo convierte en un factor de producción vital, pero limitado, para los procesos de desarrollo económico. El análisis de todo ello requiere, como es natural, del concurso de distintas disciplinas. De ahí nace, precisamente, el interés de los estudios incluidos en la presente monografía, en los que se analizan algunos de los diversos usos del agua en la historia de nuestro país y de los que son autores relevantes especialistas universitarios.

El trabajo del profesor Ángel Poveda, dedicado a la hidráulica andalusí, incide en el papel desdempeñado por las colectividades campesinas en el regadío.

La aportación de Guy Lemeunier se centra en el análisis del sistema hidráulico de la España mediterránea durante la Edad Moderna.

Mª Teresa Pérez Picazo muestra el modelo de transición de los regadíos de la cuenca del Segura desde esos vulnerables "mundos de barro" que eran las huertas a mediados del siglo XIX, hasta la "gran hidráulica".

Antonio Macías utiliza el agua como hilo conductor para elaborar una historia económica y social de las islas Canarias desde la conquista.

Joaquín Melgarejo analiza la política hidráulica desarrollada por el Estado durante el siglo XX.

Carlos Barciela y Mª Inmaculada López ponen de manifiesto cómo la política hidráulica durante el franquismo fue concebida como una política de riesgos, que se vio complementada con la colonización, lo que conllevó un modelo de reforma agraria cuyo objetivo principal era la modernización de la agricultura, mediante la puesta en regadio y otras mejoras técnicas, mientras que se relegaba lo social a un plano secundario.

Los trabajos de Pedro Arrojo y de Julián López plantean un ejercicio de contraste del actual marco institucional español con otros modelos.