Botar al contingut principal

Servei de Publicacions Universitat d'Alacant

Segueix-nos a:

  • Facebook
  • Twitter

Navegació principal

Estudios de Lingüística EspañolaHomenaje a Manuel Seco

Medio siglo sin dudas. Entrevista al profesor Rodríguez en el Cultural.es del Mundo (22-10-2012)

Félix Rodríguez coordina un volumen colectivo de homenaje a Manuel Seco, autor del ya clásico Diccionario

 

Tabla de salvación de generaciones de hispanohablantes en conflicto con su lengua, el Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, cumplidas las cinco décadas de su publicación, es una de las joyas lexicográficas de nuestra lengua. Su autor, el académico Manuel Seco (Madrid, 1928), conocido también por su imponente Diccionario del español actual, acaba de recibir el homenaje de sus colegas en el libro colectivo Estudios de lingüística española. Homenaje a Manuel Seco (Universidad de Alicante, 2012), coordinado por el profesor Félix Rodríguez. El libro reúne 24 artículos y todos ellos son originales, como explica Rodríguez, lo que les otorga mayor relevancia. Su temática es amplia y contiene estudios filológicos, relacionados con la historia de la lengua, etc., pero también otros más novedosos afines a fenómenos contemporáneos como las "metagrafías" o alteraciones sufridas por las pintadas o grafitis en lugares públicos, las siglas, el argot y el enguaje informal.

Pregunta.- ¿Qué representa Manuel Seco en la lexicografía actual?
Respuesta.- En primer lugar merecen citarse sus estudios teóricos sobre la técnica lexicográfica, en un momento en que la disciplina se abría paso en nuestro país. Maestro de lexicógrafos, Seco recogió sus principales indagaciones en este campo en el volumen Estudios de lexicografía española (1987; 2ª ed., 2003), en cierto modo emanación natural de su vida profesional. Pero lo más importante es la ilustración que ha hecho de su propia metodología a través de sus obras más señeras, el Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española y el Diccionario del uso del español actual.

P.- ¿Es el verso suelto de nuestra Real Academia?
R.- Manuel Seco de siempre ha mostrado una independencia intelectual insuperable, y lo ha reflejado a lo largo de su vida, tanto en lo académico como en su faceta más personal, lo que es digno de alabanza en un país tan poco propenso a la crítica y la "incorrección política". Claro que esta actitud abierta y crítica puede producir algún que otro resquemor entre personas con criterios menos firmes.

P.- ¿Nuestro idioma sería más pobre y confuso sin su Diccionario de dudas y dificultades?
R.- Indudablemente, aunque la lingüística moderna se precia de ser descriptiva y de permitir que sea el propio uso del lenguaje el que imponga sus normas, eso no obsta para que alguien con dominio de la gramática, del léxico y de los recursos estilísticos, y con un sentido práctico y ponderado de la norma lingüística, como Manuel Seco, oriente sobre lo que es correcto o inapropiado cuando hablamos o escribimos. Y ese fue el móvil que le llevó a elaborar el Diccionario de dudas y dificultades de la lengua española en 1961. Sus 10 ediciones y sus 14 reimpresiones hasta 2009 hablan por sí solas de la importancia de esta obra. En 2011 salió publicado el Nuevo diccionario de dudas y dificultades de la lengua española, edición notablemente ampliada y revisada de la anterior. "El Dudas", como se le conoce coloquialmente, es el libro de carácter orientador y normativo más difundido e influyente en el mundo hispánico. Durante este medio siglo de existencia, ha sido una buena guía para los jóvenes aprendices de la lengua, pero también un instrumento de útil consulta para todo tipo de personas profesionalmente relacionadas con ella: lingüistas, traductores, redactores, etc.

P.- ¿Y qué decir de su Diccionario del Español Actual? ¿Cuál fue su novedad y su apuesta?
R.- Esta obra ha sido de una importancia capital para la lexicografía española, pues es el primer diccionario sincrónico, descriptivo y documentado de nuestra lengua común. Si pensamos que se trata de un diccionario de nueva planta, referido únicamente al español peninsular, en el que sus autores prescindieron de las definiciones y usos de obras anteriores, ya obsoletos en muchos casos, y que incorpora además en su microestructura el régimen gramatical que guía la utilización de las palabras, podremos comprender su verdadera trascendencia. Su mérito adquiere mayor relieve cuando se considera que durante el largo proceso de elaboración, hasta que vio la luz en 1999, no pudo contar con los recursos técnicos de la época actual. Su segunda edición, en 2011, ya sin esas carencias, ha sido visiblemente ampliada y mejorada. Si el diccionario de uso de María Moliner, "el Moliner", fue el primer diccionario de uso de nuestro idioma, el DEA, o "el Seco", como se le empieza a conocer, supuso un gran avance metodológico. En el Moliner, sus voces suelen ilustrarse con ejemplos forjados para la ocasión, mientras que el Seco es "de uso" en el sentido más estricto de la palabra, pues acude a ejemplos extraídos de la lengua real y cotidiana tras un laborioso despojo de múltiples obras escritas. Y en honor a ese uso "real", se muestra más receptivo a la introducción de numerosas voces que a diario surcan nuestra lengua como anglicismos y voces de argot y registro informal (lenguaje militar, vocabulario erótico, etc.).

P.- Creo que a usted también le interesa especialmente el argot y el habla de los sectores marginados.
R.- Durante muchos años, por mi interés en la lexicografía y la sociolingüística, me he ocupado de las variedades del lenguaje que acusan una mayor impronta social, especialmente del habla de grupos teñidos con un cierto estigma, de aquellos sectores marginados, perdedores, outsiders y, en general, de todos cuantos se salen de la línea dominante que define las pautas sociales. De ahí mi interés por el argot y los lenguajes especiales, que se apartan de la lengua considerada estándar. Y de ahí que entre mis publicaciones figuren un Diccionario de terminología y argot militar, especialmente referido a los reclutas (Verbum, 2005), un Diccionario gay-lésbico (Gredos, 2008), un Diccionario del sexo y el erotismo (Alianza, 2011) y mi futuro Diccionario de la droga. Todos ellos son diccionarios temáticos cuyos vocabularios han enriquecido la lengua coloquial general, pero que, por su origen marginal, no suelen ser objeto de la atención debida entre nuestros académicos.

P.- ¿Qué impronta dejará Seco y cuáles serían hoy sus principales y más interesantes discípulos?
R.- La influencia de Manuel Seco se manifiesta en múltiples áreas de la lengua, sobre todo las relacionadas con la gramática y el léxico; y continúa hoy, pues, pese a su avanzada edad, sigue enriqueciendo su obra científica, de por sí ya muy fecunda. Fue conmovedor ver el otro día, entre los asistentes al acto de presentación de su libro-homenaje en el Instituto Cervantes de Madrid, a numerosos estudiantes. Puestos a nombrar discípulos, dentro de su actividad más relevante, la lexicografía, se me ocurre destacar a dos de ellos, a saber: Olimpia Andrés, por su labor en el terreno de la lexicografía sincrónica (descriptiva) y diacrónica (histórica), y su activa participación en la segunda edición del Diccionario del español actual (DEA); y el académico Pedro Álvarez de Miranda, que durante muchos años trabajó junto a su maestro Manuel Seco en el Diccionario histórico de la lengua española y que en la actualidad coordina la nueva edición del Diccionario académico (DRAE).

 

DANIEL ARJONA

 

Ver la noticia en el Cultural.es:http://www.elcultural.es/noticias/LETRAS/3915/Medio_siglo_sin_dudas