Diario de una guerra

    Comiendo en plato vacío

    "Diario de una guerra. Comiendo en plato vacío".
    Jesús Asunción redactó sus vivencias de forma sencilla y amena, acompañadas de toda una suerte de dibujos que consiguen transportarnos a vivir con él las puestas de Sol, los arco iris, a observar su minuciosidad en la descripción de los fenómenos meteorológicos, dejando constancia de sus observaciones con dibujos del viento, la niebla, la lluvia... Un recorrido por el Madrid cultural de aquel momento, la cinematografía, los museos, los teatros y sacando tiempo para estudiar. La ilusión de sobrevivir en el día a día, con un gran optimismo, siendo capaz de afirmar: "hace mucho frío, caen obuses, pero es un buen día". Ama y necesita de la naturaleza, siente devoción por la amistad, todo ello siempre acompañado por una enorme sensibilidad y bondad a la que añade grandes dosis de optimismo.
    "COMIENDO EN PLATO VACÍO".
    La contextualización del Diario, a través de un recorrido por el Madrid que sobrevive, el que sueña y pretende dotar de normalidad lo que nunca es normal, La Guerra. Que se va a enmarcar en una cotidianidad absoluta acompañada de bombardeos y de muerte que trata de incorporarse a lo cotidiano y sobrevivir. La España de los tiempos difíciles. En los que se unen las ganas de vivir y el ingenio. Tiempos de sueños, tiempos de hambre. Al leer el diario no encontramos ningún elemento político que confiera identidad o pertenencia alguna a ninguno de los dos bandos en conflicto en ninguna de sus vivencias. Y esta es una de sus virtudes.
    Madrid seguía viviendo a pesar de estar en guerra, en cierto modo ajena al conflicto, como si estuviera en una burbuja, salvo por cuando hace referencia a algunas de las bombas que caen, la realidad. La ciudad sigue siendo provinciana y cosmopolita, revolucionaria y castiza.Los testimonios de los periodistas, serán una fuente de información muy necesaria, la de las personas que la vivieron en primera persona nos acercarán a la terrible realidad.
    La solidaridad de los pueblos Hospital Sueco-Noruego de Alcoy, los galeses, desde París hasta Nueva Zelanda, los cuáqueros, los suizos...
    Y a través de los platos vacíos, las recetas de lo que comían o trataban de comer, el cómo y por qué se pudo sobrevivir. La importancia de la dieta mediterránea en este esfuerzo para intentar no morir de hambre. Es la época del ingenio, la Cocina Del Trampantojo. Se trata de toda una filosofía de vida que es extrapolable a nuestros días y que actualmente es potenciada por grandes cocineros.
    En suma: lucha, ilusiones, sueños, esperanzas, proyectos... que permiten sobrevivir a casi cualquier escenario. La esperanza de un nuevo mundo, en el que se hagan realidad los versos de Miguel Hernández.

    Escritor
    Colección
    Cátedra Arzobispo Loazes
    Materia
    HISTORIA
    Idioma
    • Castellano
    Editorial
    Publicaciones de la Universidad de Alicante
    EAN
    9788413020518
    ISBN
    978-84-1302-051-8
    Depósito legal
    A 429-2019
    Páginas
    164
    Ancho
    15 cm
    Alto
    21 cm
    Edición
    1
    Fecha publicación
    28-01-2020

    Disponibilidad

    El libro no está disponible en este momento